Construcción del puente Banegas a una semana de su conclusión

Solo faltan ocho metros de estructura cuya construcción será terminada en una semana y se habrá hecho realidad el sueño de más de 20 años de la región norte del departamento de Santa Cruz, el anhelo de contar con un puente sobre el curso del Río Grande o Guapay, ubicado entre las poblaciones de Okinawa y Los Troncos.
Según la información obtenida en una inspección efectuada por el gerente regional de la Administradora Boliviana de Carreteras, ABC, Ademar Rocabado, junto al concejal Carlos Vera y el dirigente transportista Froilán Arnez, se trata del puente más grande de Bolivia con sus 1.490 metros de largo y 11 metros de ancho con dos carriles, más dos vías peatonales laterales.
La estabilidad y duración del puente, según Rocabado, están garantizadas por la tecnología aplicada por los constructores que utilizaron pilotes o fundaciones de 50 metros de profundidad debidamente verificadas y sometidas a ensayos que permiten garantizar que el puente cumple todas las condiciones de diseño con parámetros internacionales.
La obra comenzó en octubre de 2014 y será entregada en septiembre próximo tras 36 meses de trabajo estipulados en el contrato. La empresa coreana Hundai, contratada por la ABC y supervisada por la empresa Dohwa ha cumplido satisfactoriamente, dijo Rocabado.

El costo total de la obra es de 49 millones de dólares, de los cuales 9 millones corresponden al aporte del Gobierno Departamental y 40 millones al Gobierno Nacional a través de la ABC.
Según Rocabado, faltan obras complementarias como el imprimado de una capa de asfalto liso de 10 centímetros sobre la superficie del puente, colocación de barandas, el tesado en la parte inferior y adecuación de los accesos.
Mientras tanto se espera concretar un crédito cuyas gestiones están avanzadas en el Banco Interamericano de Desarrollo BID para levantar el terraplén con capa base y asfaltado de 25 kilómetros desde Los Troncos al puente, y del puente a Okinawa.
Este trabajo será complementado con la ampliación del ancho de la carretera Guabirá – Okinawa, actualmente con seis metros de plataforma, hasta 7.30 metros más la construcción de las bermas de dos metros a cada lado.
Factor de desarrollo
La apertura del puente Banegas, en septiembre próximo, se constituirá en un factor de desarrollo económico y en un impacto en el movimiento de vehículos y carga pesada. Harán de Montero un centro de irradiación que ahora incluirá la ruta directa al departamento del Beni y su capital Trinidad.
Más allá del puente Banegas existe una zona productiva de alrededor de un millón de hectáreas, cuya producción pasará por esta nueva vía y ahorrará combustible y unas tres horas de recorrido de alrededor de 100 kilómetros.
Por otro lado, en poco tiempo más, Montero será el centro de almacenaje y distribución de urea producida en la planta de Bulo Bulo y el puente favorecerá la exportación hacia mercados del Brasil de este y otros productos del norte integrado.
Impacto
Para encarar este impacto, las autoridades de Montero tendrán que prepararse e implementar al más breve tiempo un tercer anillo que permita el flujo vehicular pesado, según expresiones del concejal Carlos Vera y del dirigente Froilán Arnes, porque habrá más movimiento de carga y pasajeros y se generará un mayor desarrollo de Montero y la región.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *